jueves, 29 de marzo de 2012

Las Cuatro Bestias Sagradas

Dejando a un lado los artículos de animales por el momento, os traigo uno sobre mitología japonesa y las Cuatro Bestias Sagradas que la representan. 


 Byakko

La primera de las Cuatro Bestias Sagradas de la mitología japonesa es Biakko, que literalmente significa "Luz Blanca". Este es una de las criaturas que representa los puntos cardinales, de forma concreta el oeste, y las estaciones, el otoño. Tiene la apariencia de un tigre blanco, tal y como su nombre sugiere, y simboliza el elemento rayo o aire. También se dice que su rugido es capaz de invocar tempestades y que es capaz de provocar abrumadoras tormentas eléctricas.

Su origen, al igual que el de las demás criaturas, se remonta a la mitología china, en la cual constituye una de las constelaciones.

Su historia se remonta a la dinastía Han, durante la cual la población creía que el tigre era el rey de las bestias. Las leyendas cuentan que cuando un tigre alcanza los 500 años de edad, su cola se torna blanca. Así, el tigre blanco se convirtió en una especie de criatura mitológica. También se contaba que este solo aparecía ocasionalmente, si el emperador gobernaba con absoluta virtud o si había paz en el mundo.

Además, es uno de los cuatro espíritus guardianes de las ciudades, y se dice que protege la ciudad de Kioto desde el oeste. En esta ciudad hay templos dedicados a cada uno de estos espíritus guardianes.

Suzaku

La segunda de las Cuatro Bestias Sagradas de la mitología japonesa es Suzaku. Representa uno de los puntos cardinales, concretamente el sur, y su apariencia es la de un ave fénix que pictoriza el elemento del fuego y la estación del verano.

Su origen también se remonta a la mitología china, en la que constituye una de las constelaciones. Era llamado también "Ave Bermellón".

Además es uno de los cuatro espíritus guardianes de las ciudades, y se dice que protege la ciudad de Kioto desde el sur. En esta ciudad hay templos dedicados a cada uno de estos espíritus guardianes.

Seiryu

La tercera de las Cuatro Bestias Sagradas de la mitología japonesa es Seiryu. Representa uno de los cuatro puntos cardinales, concretamente el este, y su apariencia es la de un dragón azul que dibuja el elemento del agua y la estación de la primavera.

Su origen también se remonta a la mitología china, en la que constituye una de las constelaciones. Era también llamado "Dragón Azur"; sin embargo, no se le debe confundir con el dragón amarillo, o Huang Long (Kouryo en japonés), asociado al emperador de china.

Su historia se remonta a que es uno de los cuatro espíritus guardianes de las ciudades, y se dice que protege la ciudad de Kioto desde el este. En esta ciudad hay templos dedicados a cada uno de estos espíritus guardianes. El templo de Kiyomizu representa a Seiryu y en la entrada del mismo hay una estatua del dragón, de la cual se dice que hay que beber a medianoche desde la fuente que hay dentro del complejo del templo. Después, se reúnen en ceremonias para adorarlo.

Genbu

La cuarta de las Cuatro Bestias Sagradas de la mitología japonesa es Genbu. Representa uno de los cuatro puntos cardinales, concretamente el norte, y su apariencia es la de una tortuga negra que pictoriza el elemento agua y la estación del invierno.

Su origen también se remonta a la mitología china, en la que constituye una de las constelaciones. Era también llamado "Tortuga Negra".

En el Feng Shui representa la protección del hogar y una larga vida y se orienta esta figura hacia una pared sin ventanas, ya que es el punto más fuerte de la casa. A Genbu (Xuan Wu, en china) también se le suele llamar "El Guerrero Negro".

Su historia se remonta a la china antigua, donde la tortuga y la serpiente eran vistas como criaturas espirituales que simbolizaban la longevidad. Durante la dinastía Han la gente solía utilizar con frecuencia pendientes de jade con la forma de tortugas. Debido a la gran influencia de la china antigua, en Japón, los títulos honorables con frecuencia se referían a imágenes de tortugas.

También hubo una leyenda que decía que las tortugas hembra no eran capaces de unirse a tortugas macho, que sólo lo hacían con serpientes del sexo opuesto, lo que produjo el enfado de las tortugas masculinas y ellas mantuvieron la distancia, orinando a su alrededor para que no volvieran a acercarse. Desde entonces, aquellos hombres cuyas esposas estaban teniendo aventuras con amantes con frecuencia, se referían a ellas como "tortugas" y la población, por ello, dejó de usar a este animal como símbolo de la fortuna.

Además es uno de los cuatro espíritus guardianes de las ciudades, y se dice que protege la ciudad de Kioto desde el norte. En esta ciudad hay templos dedicados a cada uno de estos espíritus guardianes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada